LA LIBERACIÓN EMOCIONAL

 

LA LIBERACIÓN EMOCIONAL 

 - El Maestro Jesús a través de Kai -

 

Abrimos un nuevo espacio de conexión y comunión, sosteniendo la energía del Amor Incondicional y la compasión hacia cada corazón que en este momento se encuentra en sintonía a través de este espacio.


Mucho se ha liberado en los pasados días a nivel planetario. La Tierra verdaderamente se encuentra viviendo un momento clave para la evolución tanto en la consciencia colectiva de la Humanidad como en la naturaleza.


A nivel Planetario, la Tierra se encuentra liberando una gran cantidad de carga energética, por ello los volcanes se encuentran en actividad intensa y las lluvias y tormentas continúan sacudiendo las ciudades con el propósito de producir una profunda liberación. Todo cuanto está ocurriendo en el Planeta a nivel físico está relacionado con la liberación emocional del inconsciente colectivo, lo cual sin duda alguna repercute a su vez a nivel individual. Para poder ingresar de lleno a la Luz y para que la esencia Divina de cada Ser pueda manifestarse, es necesario que exista espacio en el cuerpo físico. Espacio en el cual se pueda producir la coherencia vibratoria con la Luz. Al mismo tiempo a nivel colectivo se está produciendo una liberación masiva de patrones emocionales y energías acumuladas a través de las eras vividas en la consciencia de la dualidad.


Por ello, es necesario que en este tiempo cada uno de ustedes pueda adquirir una mayor claridad de sí mismos y de cómo manejan sus emociones en el día a día; pues muchas veces y sin darse cuenta crean sus propias tormentas y terremotos internos al dejarse llevar por la carga emocional personal y colectiva. Es muy importante que sean capaces de auto observarse con detenimiento desde una perspectiva amorosa de compasión, pues procesan una gran cantidad de emociones y muchas de estas se quedan acumuladas dentro de su cuerpo,  generando dolores y cansancio.


Como aun no logran integrar la Luz con la sombra interior, su perspectiva continúa siendo dual y desde esa visión observan su realidad obteniendo la necesidad inmediata de clasificar aquello que ven como “bueno” o “malo”, asumiendo que lo que juzgan como bueno produce bienestar, generando en su interior las emociones que corresponden. Mientras que aquello que juzgan como malo produce malestar y por lo tanto su cuerpo produce las emociones que corresponden. Continuamente sostienen su consciencia desde la perspectiva dual y a consecuencia de ello las emociones que ondulan entre el bienestar y el malestar dominan su experiencia de vida.


Al darse la oportunidad de ser primeramente observador antes que protagonista, las emociones pueden aclararse con mayor fluidez, pues al simplemente observar la realidad, tu consciencia abre paso al entendimiento. Antes de emitir una opinión o clasificar las cosas como buenas o malas, positivas o negativas, pregúntate a ti mismo:


 ¿En que parte de esa realidad que estoy observando se encuentra mi propio reflejo? 


¿Qué es lo que hay dentro de mí, que está produciendo el impulso para crear o ser testigo de esa parte de la realidad?


Recuerden, nadie es víctima. Ni del destino, ni del universo. Pues existen Leyes Universales que se encargan de crear el balance y producir únicamente lo que corresponde en cada momento y lugar. Todo cuanto ocurre es una consecuencia del Orden que las Leyes Universales producen. Si adquieres una perspectiva de Creador y te permites salir de tu perspectiva de víctima, tu visión acerca de la vida y la realidad se volverá mucho más clara y tus emociones también.


Hay mucho dolor interior acumulado en el cuerpo, cuyo origen se basa en esa perspectiva dual de victimización. Hay mucho cansancio acumulado en el cuerpo que se basa en las suposiciones, los miedos y la culpa. Son emociones que en realidad no corresponden al presente, sino que se han mantenido desde el pasado ante aquello que no han podido trascender. Y en gran medida la acumulación emocional se basa en la falta de comunicación saludable con su entorno y la incapacidad de dejar ir las experiencias en el momento que ocurren. Mientras más se aferran a su pasado o a su futuro, más energía emocional se acumula, impidiendo que vean con claridad la esencia de las experiencias en el presente. Las emociones son necesarias para vivir la experiencia en la tercera dimensión, no obstante cuando no son capaces de vivir en el momento presente, las emociones pueden convertirse en una telaraña que atrapa a la consciencia en realidades repetitivas basadas en el pasado que no han podido trascender o en el futuro que temen o al que desean llegar.


En este momento muchos de ustedes se encuentran experimentando dolores físicos intensos o procesos de enfermedad física que irremediablemente están llamando su atención. Es como si su cuerpo físico reclamará una atención que no habían prestado antes. La razón de esto es justamente la necesidad que su cuerpo tiene de que se produzca la liberación emocional desde la consciencia. Las emociones se acumulan en el cuerpo y cuando las enfermedades o dolores físicos aparecen, significa que la carga emocional necesita ser liberada. Durante mucho tiempo han buscado expandir su consciencia hacia las multidimensiones, sin embargo es la 3D la que más atención requiere en este momento. Pues es en esta dimensión donde se debe producir la coherencia y la convergencia dimensional. No es huyendo de sus pensamientos y sentimientos, refugiándose en otros planos que lograran alcanzar su máximo potencial. Es asumiendo la responsabilidad sobre lo que crean para sí mismos en este entorno y cuerpo, que la Luz puede manifestarse a plenitud, pues hemos llegado a un punto en el cual la 3D debe abrirse para fusionarse conscientemente con las restantes dimensiones y para ello, la energía que es sostenida en esta dimensión debe ordenarse y aclararse, de manera que se pueda producir la coherencia permitiendo que se manifieste la resonancia.


De manera que, su realidad física en este momento requiere una mayor atención. Tal vez su entorno se encuentra ofreciendo desafíos o incluso repitiendo ciclos y aprendizajes, sin embargo esto representa una ventana de oportunidad para actuar de manera diferente. En lugar de quejarte actúa distinto a como usualmente lo haces, pues eso por sí mismo genera un cambio emocional y ayuda a que las células se desprogramen liberando la acumulación de energía y memoria emocional.


La Tierra por su parte se encuentra procesando grandes oleadas de Luz que específicamente están fluyendo a través de 6 grandes bandas magnéticas que pasan por el océano atlántico y pacífico y a lo largo de todo el cinturón de fuego. En cada uno de estos océanos fluyen 3 grandes bandas magnéticas que se encuentran balanceando la energía entre ambos polos, contribuyendo a que la energía kundalini se mueva a través del Planeta. Se podría decir que son distribuidores de información magnética solar cuya función es emitir vibración sónica hacia la Red electromagnética del Planeta, ofreciendo nuevos patrones vibracionales ante los cuales la Tierra se está ajustando. Estos patrones de vibración repercuten en todo el Planeta.


Es como si estas bandas magnéticas fueran un diapasón y la Red electromagnética de la Tierra estuviera siendo ajustada ante la nota musical del mismo. De hecho una de las formas más sencillas de equilibrar la vibración emocional y magnética en este momento es el sonido. La música tiene el potencial para estabilizar la vibración de acuerdo a tu nivel óptimo.  Encuentra aquella música que mayor alegría te produce y date el espacio para escucharla por lo menos una vez al día, mientras respiras profundamente y te permites con el sonido dejar ir aquello que te produce dolor o cansancio, te sentirás mucho mejor.


¡La vida es bella! Es tiempo de permitirse vivirla sin remordimientos, culpa y juicio, pero, para ello es necesario cambiar los hábitos emocionales y lo que comúnmente sueles hacer. ¡Observa! Aquello que no colabora a tu bienestar, ya no es necesario sostenerlo en tu vida y consciencia.



En esta ocasión vamos a conectar con el segundo Registro Planetario que fue liberado desde Antártida y cuya frecuencia se encuentra establecida en el Agua de Antártida y la nueva Agua Trina. 


Los Registros Planetarios son escalas de vibración. Sonidos producidos por las Ballenas cuya frecuencia tiene el propósito de liberar la Luz contenida dentro de las Glándulas del sistema endocrino. 


Las glándulas endocrinas son portales de Luz y consciencia cuya vibración accede a las frecuencias e información del Universo. Cada una de las glándulas recibe información solar y la procesa hacia la consciencia y ADN. Sin embargo, las emociones que se acumulan cristalizadas en los órganos producen que las glándulas se atrofien, impidiendo que procesen la totalidad de la información y la Luz. Es como si solamente funcionara un 10% del potencial glandular. De manera que cada uno de los Registros Planetarios tiene el propósito de despertar en las glándulas la información dormida y abrirlas para que funcionen en todo su potencial.


En esta ocasión conectaremos con la glándula pituitaria. Esta glándula se encarga de procesar toda la información que se recibe del entorno y contiene grabada en su impronta la memoria Atlante y la memoria Lemuriana. La Glándula pituitaria es un holograma multidimensional que se encarga de elevar la consciencia hacia la expansión dimensional. Al activar el Segundo Registro en la Glandula Pituitaria se producirá un proceso de sanación y liberación permitiendo que una mayor cantidad y calidad de información fluyan hacia la consciencia.


 Con Amor desde el espacio donde todo es UNO, Yeshua

 

DESCARGA LA MEDITACION HACIENDO CLICK AQUI 

 

Fuente: Proyecto Conciencia solar, quinta meditación mensual: La liberación emocional

http://quantumholoforms.com/kai/proyecto-conciencia-solar-quinta-meditacion-mensual-la-liberacion-emocional/

ImagenTomasz Alen Kopera

LA MIRADA DEL ÁGUILA



LA MIRADA DEL ÁGUILA


"Venimos a la vida sabiendo que somos responsables de nuestras elecciones, desde nuestro nacimiento hasta la muerte, por numerosas razones kármicas. Cuando agotamos nuestro Karma, y nos damos cuenta de que ya no podemos hacer que las relaciones imposiles funcionen, nos corremos para ver desde una perspectiva más amplia. EL CORAZÓN AL ROMPERSE SE ABRE. Cuando no necesitamos ya la aprobación de nuestros padres o cónyugues y finalmente nos aprobamos nosotros mismos, nos movemos hacia la integridad, la gratitud y el respeto por la vida. No hay dos planes kármicos iguales, pero se entretejen en la trama de la vida y de la consciencia de cada ser viviente. El desenlace de nuestras vidas pasadas, y la resolución de todo Karma, da lugar a la liberación, la plenitud, la realización y la simplicidad.
Cuando estamos libres de lazos kármicos, estamos despertando a nosotros mismos y a nuestra contribución a la vida"

Foster Perry

Segmento del prólogo del libro "Trilogía, La mirada del águila I 
La curación por la memoria de otras vidas" de Sarita Sammartino



DESPERTANDO DEL SUEÑO



Autoliberación Interior
Anthony de Mello
 

Despertarse es la espiritualidad, porque solo despiertos podemos entrar en la verdad y la libertad. El estar despierto es cambiar tu corazón de piedra por uno que no se cierra a la verdad. Si estás doliéndote de tu pasado es que estás dormido. El pasado está muerto y el que se duerme en el pasado está muerto, porque solo el presente es vivo si tú estás despierto en él. Si sufres, es que estás dormido. El sufrimiento no es real, sino una obra de tu mente, un producto de tu sueño. Si tienes problemas es que estás dormido. Es el yo el que crea los problemas. Hay que morir al yo para volver a nacer.
Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, ni como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación. El ir contra la realidad, haciendo problemas de las cosas, es creer que tú importas, y lo cierto es que tú, como personaje individual, no importas nada. Es la vida la que importa y ella sigue su curso.
 
¿Qué hace falta para despertarse? Solo hace falta la capacidad de pensar algo nuevo, de ver algo nuevo y de descubrir lo desconocido. Es la capacidad de movernos fuera de los esquemas que tenemos. Tememos el riesgo de volar por nosotros mismos. Tenemos miedo a la libertad, a la soledad, preferimos ser esclavos de unos esquemas. Nos atamos voluntariamente, llenándonos de pesadas cadenas, y luego nos quejamos de no ser libres. ¿Quién te tiene que liberar si ni tú mismo eres consciente de tus cadenas?
 
Lo peor y más peligroso del que duerme es creer que está despierto y confundir sus sueños con la realidad. Lo primero para despertar es saber que estás durmiendo y soñando.
 
La realidad es que nos amamos a nosotros mismos, pero con un amor adulterado y raquítico que solo abarca el yo, el ego. Donde no hay deseo no hay miedo, nadie te puede intimidar, ni nadie te puede controlar o robar, porque, si no tienes deseos, no tienes miedo a que te quiten nada. El amor no duerme. Donde hay amor no hay deseos, y por eso no existe ningún miedo. Con los deseos vienen el miedo, la ansiedad, las tensiones y…, por descontado, la desilusión y el sufrimiento continuos. Vas de la exaltación al desespero.

¿Cuánto dura el placer de creer que has conseguido lo que deseabas? El primer sorbo de placer es un encanto, pero va precedido irremediablemente al miedo a perderlo, y cuando se apoderan de ti las dudas, llega la tristeza. El deseo marca siempre una dependencia. No hay amistad que esté tan segura como la que se mantiene libre. Porque los lazos que se basan en los deseos son muy frágiles. Solo es eterno lo que se basa en un amor libre. Los deseos te hacen siempre vulnerable.

Tú ya eres felicidad, eres la felicidad y el amor, pero no lo ves porque estás dormido. Si no quieres oír para despertar, seguirás programado, y la gente dormida y programada es la más fácil de controlar por la sociedad. Estamos programados desde niños por las conveniencias sociales, por una mal llamada educación, ideas convencionales y culturales, que tomamos como verdades cuando no lo son. El honor, el éxito y el fracaso no existen, como tampoco la belleza ni la fealdad, porque todo consiste en una manera de ver de cada cultura. La patria es el producto de la política, y la cultura es una manera de adoctrinar. Cuando eres un producto de tu cultura, te conviertes en un robot. Solo lo que nace y se decide adentro es auténtico y te hace libre. Solo lo que pasa por tu criterio y te decides a ponerlo en práctica asumiéndolo es tuyo y te hace libre.

Lo que más les preocupa a las personas programadas es tener razón. Tienen miedo a perder sus ideas en las que se apoyan, porque les da pavor el riesgo, el cambio, la novedad. En el fondo tenemos una enorme inseguridad y, para sentirnos mejor, vamos a consultar a los que creemos que saben más que nosotros, creyendo que ellos nos van a solucionar nuestros problemas. Pero los problemas, que solo existen en nuestra imaginación, solo despertando los solucionaremos. Lo más difícil es la capacidad de ver, ver simplemente con sinceridad. En cuanto llegas a ver con claridad tienes que volar; y volar es no tener nada a lo que agarrarte.
Para despertarse, el único camino es la observación, el ir observándose uno a sí mismo, sus reacciones, sus hábitos y la razón de por qué responde así. Observarse sin críticas, sin justificarnos, ni sentido de culpabilidad, ni miedo a descubrir la verdad. La pregunta más importante del mundo, base de todo acto maduro, es: ¿Yo, quién soy? Sin embargo, lo curioso del caso es que no hay respuesta, porque lo que tienes que averiguar es lo que no eres, para llegar al ser que ya eres.

Yo no soy mi cuerpo, pero tampoco soy mis pensamientos, pues ellos cambian continuamente, y yo no. Ni tampoco soy mis actitudes, ni mi forma de expresarme. Yo no puedo identificarme con lo cambiable, que abarca las formas de mi yo, pero no es mi yo. Despertarse es despertar a la realidad de que no eres el que crees ser. ¡Menudo descanso cuando lo tiras todo por la borda!. Yo soy, y el ser no cabe en ninguna imagen porque las trasciende todas. Cambia tu programación, y todo cambiará. Renuncia a tus exigencias, no seas exigente contigo mismo y comenzarás a no exigir a los demás. Sal de esa programación que te tiene prendido en el árbol del bien y del mal y comenzarás a captar la realidad sin juicios ni críticas. La conciencia del bien y del mal es lo contrario de la toma de conciencia. La toma de conciencia es la sensibilización. Si eres consciente estás despierto y sensible a todo.

La personalidad, el yo, es un impedimento para amar. El dejar que cada uno haga lo que quiera es amor. Solo en la libertad se ama. Cuando amas la vida, la realidad, con todas tus fuerzas, amas mucho más libremente a las personas. El amor y la felicidad están dentro de ti: eres tú mismo.

Nos aburrimos por la memoria, pues si olvidásemos por completo lo anterior todo nos parecería nuevo. Cuando desaparecen los recuerdos, los prejuicios y las visiones subjetivas, entonces ya surge el amor que fluye donde es. Tú no puedes tener el amor, es el amor el que te tiene a ti. La felicidad y el amor van juntos; la felicidad nunca harta cuando es de verdad felicidad. Y no harta porque existe donde no existe el yo. Solo si amas serás feliz, y solo amarás si eres feliz. Y amar es un estado que no elige a quien amar, sino que ama porque no puede hacer otra cosa, porque es amor. La felicidad es tu esencia, tu estado natural.